Fietsen in Groningen, Gent en Leipzig

Desde que tengo memoria, he estado andando en bicicleta por todas partes: a la escuela, a casa, a la tienda, al trabajo y de vuelta de caminar por la noche. Mientras viajo prefiero descubrir la ciudad en bicicleta; a un ritmo relajado, lejos del tráfico intenso y a menudo en rutas ciclistas inesperadamente bellas y verdes sin estresantes usuarios de la carretera.

Cada vez más ciudades en Europa han descubierto a los entusiastas de la bicicleta como un valioso grupo objetivo, además del turismo de masas en Ámsterdam, Berlín o Brujas. Ciudades como Gante y Groningen se están posicionando en sus campañas como una ciudad de moda y un destino turístico verde y amigable con la bicicleta. Pero, ¿qué tan verde es la ciudad en realidad? ¿La política del ayuntamiento tiene algún efecto sobre el tráfico y la contaminación del aire? ¿O la campaña publicitaria no es más que un chisme?

Español